Quiénes somos

En 1991, un grupo de productores arroceros, preocupados por la persistente declinación que en aquel entonces presentaba la producción de arroz en la Argentina, comenzó a pensar en un proyecto capaz de revertir la situación e introducir avances que permitieran mejorar la calidad de la producción y la inserción del arroz argentino en el mercado mundial.

Conscientes de esta realidad, un grupo de profesionales, productores e industriales, comenzó a mantener reuniones, con el fin de impulsar un programa de investigación, experimentación y transferencia de tecnología con características inéditas en el país. El trabajo sostenido en pos de impulsar al sector arrocero argentino derivó, en 1994, en la obtención de la personería jurídica de la Fundación Proarroz, que se basa en tres pilares: excelencia técnica, pluralidad de ideas y representatividad absoluta, constituyéndose en el foro técnico representativo del sector.

La mejora permanente de la competitividad de la cadena argentina de arroz mediante el uso de tecnología es el principal propósito en torno al cual la Fundación articula sus distintas actividades.